“Hola, Señor. Somos tus jóvenes de Effetá Remei. Hemos venido a darte las gracias. Gracias porque el fin de semana del 23 al 25 de abril nos cambiaste el alma.

Noventa y ocho corazones que pusieron el foco de sus vidas en Ti, muchos por primera vez. Gracias, Señor, porque a pesar de que no somos dignos de Tu amor, Tú te expones a nuestro desprecio en la custodia. Gracias, mi Cristo. Te pido que nos ayudes a ser constantes en Tu amor y a volver a Ti cuando nos invada la duda después de caer.

Te queremos, tus jóvenes”.