EL ROSTRO BELLÍSIMO DE NUESTRA VIRGEN Y MADRE
CAT  ESP
EL ROSTRO BELLÍSIMO DE NUESTRA VIRGEN Y MADRE

EL ROSTRO BELLÍSIMO DE NUESTRA VIRGEN Y MADRE.Así la vemos desde la fe que nos mueve a mirarla con todo lo que vemos en ella de Dios y así nos mira ella, desde su camarín, a la parroquia entera con todo lo que ve en nosotros de su Hijo. En este intercambio sagrado oramos con ella y ella ora por nosotros como viva imagen de la Iglesia que es en oración. Por ello nos ha entristecido enormemente estos días ver la imagen de nuestra Patrona manipulada en su rostro con la cara de una cantante de moda. Todo ha sido obra del programa humorístico “APM” de TV3 y de Catalunya Ràdio. Ha sido en este último medio radiofónico donde aparece, en la imagen del podcast para escuchar el programa en Internet, la imagen de nuestra Patrona con la cara de la cantante Rosalía. Además, en dicho programa, hacían burla de las palabras del Papa a los jóvenes en el encuentro mundial de Panamá: “Ya no saben qué hacer para atraer a los jóvenes hacia la Iglesia” decían. Podríamos responder nosotros también que ya no saben qué hacer según qué periodistas para herir, una y otra vez, la conciencia religiosa, cristiana y católica, de nuestro pueblo. Unos no saben lo que hacen por ignorancia. Otros sí saben lo que hacen por puro sectarismo. Hemos redactado notas de protesta, pero servirán de poco. Lo cierto es que muchos de ellos han crecido ya familiarizados con el vacío religioso unido a la intolerancia hacia todo lo cristiano. Lo hemos visto en otros lugares, pero ahora nos ha tocado más de cerca. Nos dirán que en un programa de humor no hay nada sagrado. Pues utilizar la imagen de nuestra Patrona, o de cualquier otra imagen sagrada, para burla y disfrute del humor más primitivo es una violencia social en toda regla, aunque quieran que lo aceptemos como un símbolo de progreso y tolerancia. Si ya sería desagradable ver colocado el rostro de nuestra propia madre en una imagen que no le corresponde, para un católico es mucho más doloroso las afrentas que recibe la Virgen María como nuestra Madre del Cielo que es. A juicio de estos nuevos inquisidores nuestro dolor es incomprensible, pues la Virgen no es más que un mito o un bonito cuento infantil. El analfabetismo religioso es atrevido y la maldad siempre queda al descubierto. En pueblos asiáticos es un verdadero espectáculo ver las procesiones de monjes budistas cuando, a las horas estipuladas, salen en filas entre otras cosas para recoger las ofrendas de los lugareños y comprobar su respeto y admiración. Aquí, en cambio, basta una procesión de sacerdotes revestidos saliendo por la calle hacia una concelebración en cualquier templo, para presenciar miradas de desaprobación, risas e indiferencia general. Es lo que estamos cosechando. De momento, nosotros conservaremos el buen humor de soportar con caridad y reparar con más fe. Pero que nadie piense que puede uno burlarse de las cosas de Dios sin experimentar, a la vez, la infelicidad, la inquietud y la perturbación de la que son presos. La impiedad y la grosería pueden encontrar cabida en una vida zafia pero no triunfarán. Mn. Pere Montagut, párroco.

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete