VEN, ESPÍRITU SANTO
CAT  ESP
VEN, ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo. Ven y despierta nuestra fe débil, pequeña y vacilante. Enséñanos a vivir confiando en el amor insondable que Dios, nuestro Padre, nos tiene. No permitas que se apague la fe en su Palabra. Ven, Espíritu Santo. Haz que Jesús, el Señor, ocupe el centro de tu Iglesia y también de esta familia parroquial. Que nada ni nadie lo suplante ni oscurezca su presencia. Atráenos a su Evangelio y convierte nuestras resistencias a fin de que nunca nos desviemos de su mandato de amor. Que no se pierda en el mundo su memoria.

Ven, Espíritu Santo. Ven y abre nuestros oídos para escuchar tus llamadas, las que nos llegan hoy, desde los interrogantes, sufrimientos, conflictos y contradicciones que vivimos como pueblo, como comunidad y personalmente. Haznos vivir abiertos a tu poder para engendrar una fe renovada y una misión nueva. Que vivamos más atentos a lo que está naciendo que a lo que muere, con un corazón sostenido por la esperanza y no agrietado por la nostalgia. Ven, Espíritu Santo. Purifica el corazón de tus fieles. Pon tu verdad entre nosotros. Enséñanos a reconocer nuestros pecados y limitaciones. Libéranos de toda arrogancia y falsas seguridades. Que aprendamos a caminar en esta vida con más verdad y humildad.

Ven, Espíritu Santo. Danos ojos nuevos para mirar como Jesús mira a los que sufren y lloran, a los que caen o son olvidados. Si cambias nuestra mirada, cambiará también el corazón y el rostro de tu amada Iglesia. Ven, Espíritu Santo.Haz de nosotros una parroquia abierta de fraternidad contagiosa. Que nada ni nadie nos distraiga o desvíe de la gran tarea de  abrir los caminos del Reino de Dios en nuestras relaciones y ocupaciones. Ven, Espíritu Santo. Para que confiemos en Quién todo lo puede y en el que nunca se equivoca. Líbranos de todo temor al presente y al futuro. Ayúdanos a vivir inspirados en lo que la misericordia del Padre nos permite realizar en cada instante. Ven, Espíritu Santo. Ayúdanos a confiar en tu divina Providencia transformando en oración las quejas y turbaciones.

Ven, Espíritu Santo. Unge con el bálsamo de tu consuelo tantos sufrimientos y pruebas. Que aprendamos a desprendernos de todo para contar con tu asistencia que no falla nunca. Regálanos luz y fortaleza. Danos ciencia para comprobar de que forma todo depende de Dios. Guía nuestra vida y todas nuestras decisiones. Ábrenos a la novedad de Dios que, queriendo nuestro bien, nos da siempre la verdadera alegría. Ven Espíritu Santoy crea la unidad. Haznos caminar juntos en comunión viviendo en la Iglesia y con la Iglesia. Ven, Espíritu Santo. Sin tu fuerza, sin tu efusión no tenemos futuro. Introdúcenos en el misterio del Dios vivo y danos la gracia de saber resistir lo que viene del maligno, lo que nos quita la libertad propia de los hijos de Dios. Veny defiéndenos del riesgo de olvidarte. Que a pesar de nuestros miedos e incertidumbres seamos capaces de escuchar y discernir lo que nos recuerdas. Que sintiendo tu aliento nos lleves a la verdad entera. Haznos confesar que Jesús es el Señor. Con tu soplo ardiente mueve nuestra voluntad tanto en la oración como en la acción. Renueva, por el misterio de Pentecostés que celebramos, la expansión victoriosa de tu amor irresistible y danos una fe que resista todo martirio. Ven, Espíritu Santo. Tú eres la alegría, la gloria y la delicia de la Iglesia. Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

Mn. Pere Montagut, párroco.

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete