¡SANTA NAVIDAD!
CAT  ESP
¡SANTA NAVIDAD!
 

Este Dios es mi niño. Esta carne divina es mi carne. Está hecha de mí. Tiene mis ojos, y la forma de su boca es la de la mía. Se parece a mí. Es Dios y se parece a mí... Y ninguna mujer, jamás, ha disfrutado así de su Dios, para ella sola. Un Dios muy pequeñito al que se puede estrechar entre los brazos y cubrir de besos. Un Dios calentito que sonríe y que respira, un Dios al que se puede tocar; y que vive.

¿Hay algo más conmovedor para el corazón de un hombre que el comienzo de un mundo, que la incipiente juventud, que el comienzo de un amor...? En este establo se levanta una nueva mañana... En este establo ya ha amanecido... Millones de años después de la creación, en este establo, se levanta, con la tenue claridad de un pabilo, la primera mañana del mundo. Es Cristo, el Redentor, el Salvador del mundo para todos los hombres de buena voluntad, que proclama su Iglesia Católica.

Mn. Pere Montagut Piquet, párroco.

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete