Conoce tu Parroquia
CAT  ESP
Somos Iglesia Católica

 

image
Católico significa “universal” y se llama así a los miembros de la Iglesia Católica unida al Papa como obispo de Roma, sucesor del Apóstol San Pedro a quien Cristo dio el primado sobre los Apóstoles.

 

Se es católico de corazón cuando no solamente se ha recibido el Bautismo y otros Sacramentos sino cuando se permanece injertado en la Iglesia, participando activamente en su misión. Católico es el que ejerce su sacerdocio bautismal santificándose y santificando el mundo mediante su participación en el culto divino, de manera especial en la Santa Misa y en los Sacramentos.

 

Así, como católicos, asistimos a la Santa Misa lo más frecuentemente posible, recibimos en ella la Sagrada Eucaristía, nos esforzamos por conocer el Evangelio, por recibir formación, por vivir en Gracia de Dios y ser testigos fieles desde el estado de vida en el que Dios nos ha querido. Participando de la realeza de Cristo y trabajando por construir un mundo según los designios de Dios, nuestra presencia en el mundo se impone como necesaria, no solo como espectadores sino como activos protagonistas. Nuestra participación activa en la vida pública, llevando hacia Cristo la marcha de la sociedad, nos hace testimonios del amor de Dios que llama a todos a conocer a su Hijo y que da la vida eterna a los que creen en Él.

image

La Parroquia es una comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular o diocesana cuya atención pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un Párroco como pastor propio. La Parroquia realiza la función integral de la Iglesia ya que acompaña a las personas y familias a lo largo de su existencia, en la educación y crecimiento de su fe como centro de coordinación y de animación de comunidades, de grupos y movimientos eclesiales. Mediante la celebración Eucarística y de más Sacramentos se hace presente del modo más claro la comunión de y con la Iglesia. La Parroquia viene a ser el lugar de encuentro, de fraterna comunicación de personas y de bienes, superando así las limitaciones que son propias de las pequeñas comunidades.

No podemos vivir aisladamente nuestra fe. Ni siquiera una comunidad cristiana puede ser autónoma. La Parroquia es el signo más cercano de la realidad de la Iglesia. Es la presencia de la Iglesia misma en nuestras vidas. La palabra“Iglesia”, del griego, significa “asamblea”. Por extensión acostumbramos llamar Iglesia al templo en el que nos reunimos para orar. Allí se reúne la Iglesia. La vocación del cristiano a la salvación es, también, una vocación a ser miembro de la Iglesia.

La vida cristiana no es un conjunto de creencias por buenas que ellas sean. No es tampoco un simple “pórtate bien”. Cristo nos dejó la vida de su Cuerpo que es la Iglesia como único modo para ser hijos de Dios. A través de ella, como un canal, recibimos la Gracia de los Sacramentos que nos santifican. En ella, vivimos la comunión de amor que nos une a Cristo, a través de los hermanos, en ella nos alimentamos de la palabra de Dios que nos hace libres. Para ser cristianos necesitamos, pues, de la comunidad.

La Parroquia nos acompaña en nuestro camino de salvación.

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete