/veu Parròquia Remei - La Veu de la Parròquia

La Veu de la Parròquia
CAT  ESP
La Veu de la Parròquia

Época 2/Núm 379. NTRA. SRA. DE LA MERCED. 24 de septiembre de 2017

 

“A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza (...) combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación (...) Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que un suicidio. Es una guerra y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí (...) sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque es contradictorio, peligroso y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros” (Arturo Pérez Reverte, periodista y escritor).

 

TRAS LOS ATENTADOS EN BARCELONA. En general, la actitud de la gente ha sido formidable. Es una lástima que sólo salga lo mejor de nosotros en las grandes desgracias. Este es el hecho más importante. En cambio el cierre del período de duelo y la manifestación en Barcelona fueron penosos. La marcha se convocó para afianzar unas convicciones compartidas: libertad, convivencia, pluralismo, respeto, y, por tanto, todo bajo el signo de la unidad. También se presuponía el recuerdo conmovido, respetuoso y solidario de las víctimas, muertas y vivas, así como de sus familiares. Pero no fue así. El duelo y el homenaje no se respetaron, y se rompió la unidad y la manifestación se convirtió en una exaltación del Islam y una publicidad de las tesis de Estado Islámico. Cataluña no sufre islamofobia, sufre terrorismo. Hubo miles de carteles rechazando la islamofobia, eran el grueso de los carteles oficiales, y en cambio ningún cartel condenaba el terrorismo de Estado Islámico, que es quien reivindicó los atentados. Había representantes del Islam entre las autoridades políticas y una de las dos personas que hablaron en nombre de todos fue una conocida activista del Islam. Además se exhibieron pancartas con los conocidos mensajes de la propaganda del Daesh: “Ni yihadismo ni cruzadas” (?), “Ni atropellos (de tráfico?) Ni bombardeos” (al Daesh?). Ese día, como imagen mundial, y por encima de la buena fe de la mayoría, Barcelona perdió y Estado Islámico ganó.

 

POR CATALUÑA Y LA DEMOCRACIA.Reproducimos esta declaración de cien personalidades como Josep Antoni Duran Lleida, Jordi Hereu, Eugeni Gay, Victoria Camps, Carles Gasòliba, Josep Miró i Ardèvol entre otros juristas, catedráticos, empresarios, expolíticos, periodistas y profesionales de diversos campos de la sociedad. “Cataluña, entidad nacional y jurídica, existe y existirá antes y después del primero de octubre. Su continuidad la garantizan, afortunadamente, la historia y su voluntad de ser, reafirmándose -a la vez- en la pervivencia y primacía del Derecho y de la Democracia. Cataluña, heredera de la tradición jurídica más noble e irrenunciable, ha crecido en torno a esta primacía. La reciente convocatoria, hipotéticamente refrendaria, no se fundamenta ni en el Estatuto, ni en la Constitución, ni en el Derecho Internacional. Todo lo contrario: atenta contra la esencia misma de la pervivencia del Estado de Derecho. Por otra parte, las leyes que conducirían a una pretendida declaración de independencia permanecen escondidas a las fuerzas políticas del arco parlamentario que representan más de la mitad del pueblo catalán. Es un artificio que constituye una verdadera sustracción del ejercicio de la potestad legislativa propia de una nación civilizada y de una democracia madura. Sustituir la razón democrática por el voluntarismo conducirá indefectiblemente a la perversión del sistema político, a la ruina de la concordia cívica y a la fractura de la sociedad catalana. Es por todo ello, y por dignidad democrática, que pedimos la suspensión de la convocatoria de referéndum, dado que no se cumplen los requisitos imprescindibles para que sea democráticamente homologable. Igualmente, con la misma convicción y el mismo sentimiento de urgencia, pedimos, a quienes tienen la legitimidad política para hacerlo, y especialmente al Gobierno español, que se esfuercen al máximo para acordar soluciones positivas para Cataluña y para el conjunto de España”.

 

EL FUTURO DE LA SAGRADA FAMILIA. Nuestro Ayuntamiento, desde su particular estrategia de marginación católica, no envió a nadie a la celebración del Cardenal Omella en Roma. Un cardenal electo de la Iglesia es una persona de referencia para la ciudad. Habría que mantener una actitud formalmente correcta, sólo se trata de poner los intereses de la ciudad por encima de los propios prejuicios. Y lo mismo respecto a la Sagrada Familia. A inicios de la próxima década, será una construcción monumental rodeada por edificios y ahogada en su fachada principal por la proximidad de las construcciones. El Plan General Metropolitano vigente ya prevé una escalinata de acceso y una perspectiva vial más amplia y desnuda, y por esta razón está afectado el edificio frontal; ya lo estaba cuando lo edificó el constructor Núñez y Navarro. La licencia se dio y al mismo tiempo se hizo una reserva de suelo en otro solar para acoger a los vecinos del edificio cuando éste fuera derribado. O sea, que la previsión está y desde hace años. La maniobra de Ada Colau para impedir la realización pasa por que el solar reservado para la solución del traslado de los vecinos, sin moverse del barrio, quede liquidada al ocuparlo para equipamientos. De esta manera no habrá solución en las proximidades, y estaría servido un conflicto con el templo. Colau hace así rehenes a los vecinos queriendo convertirlos en arma contra el monumento religioso. La Sagrada Familia recibe 9 millones de visitas. ¿Si no fuera un templo católico sufriría un boicot tan evidente por parte del gobierno municipal?

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete