/veu Parròquia Remei - La Veu de la Parròquia

La Veu de la Parròquia
CAT  ESP
La Veu de la Parròquia

Época 2/Núm 378. CORPUS CHRISTI. 18 de junio de 2017

 

“Cuando vayamos a comulgar hoy, oigamos esta palabra de Cristo: en este momento, tú que recibes la hostia consagrada, te estás alimentando de mi misma vida y esta vida mía la recibo del Padre. De modo que el Padre, Yo y tú somos una sola vida. Y así como para venir a comulgar y hacerse digno de esta vida divina tuviste que purificarte de tus pecados, liberarte de tus pecados, mi presencia eucarística es la gran fuerza liberadora. No lo olvidemos, queridos hermanos, hoy cuando hay tantas fuerzas que luchan por la liberación temporal de los hombres, nuestra liberación cristiana parte de aquí: de la Eucaristía, de la fuerza redentora de Cristo. Una liberación que ante todo quiere vernos libres del pecado. Si no hay libertad del pecado, si un hombre no se ha identificado con la fuerza divina de Cristo que lo une al Padre, al Creador, no puede ser un liberador eficaz. Por eso la Iglesia identifica su liberación, sus denuncias, sus anuncios, desde esta perspectiva de fe de la vida de Dios. Y si un cristiano mutila esta liberación y prescinde de estar en gracia de Dios y de vivir la comunión con Cristo, no es un liberador cristiano” (Beato Mons. Romero).

 

 

HOY, COLECTA DEL DÍA DE CORPUS CHRISTI PARA CÁRITAS.La comunión con el Espíritu movió a Jesús a hacer de su vida una vida para los demás y una buena noticia para los pobres. Hoy hemos de ser conscientes de que no toda espiritualidad sirve para el compromiso caritativo y social. Lo ha dicho el Papa Francisco: “No sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales o pastorales sin una espiritualidad que transforme el corazón”. Necesitamos dejarnos afectar por los pobres y desde ellos transformar también nuestros criterios y actitudes. Nuestra mística ha de ser una mística de ojos abiertos a Dios y a los hermanos, no una mística sin nombre y sin rostro. Una mística buscadora de rostros, al estilo de Jesús, que se adelanta a ver el rostro de los oprimidos, sale al encuentro de los que sufren. Acojámonos y valorémonos como miembros de un mismo cuerpo.

 

CONCIERTO DE “L'ORFEÓ DE LES CORTS”. Próximo miércoles 21 de junio, a las 20:45h.Es una forma de acabar el curso y de comprobar los logros conseguidos. Estamos todos invitados.

 

10ºANIVERSARIO DE LOS SCOUTS Y GUIAS DE EUROPA.Lo celebramos este domingo en la misa de las 20:00h. Este escultismo se implantó por primera vez en Cataluña en nuestra Parroquia hace ya 10 años. Scouts de Europa han querido mantenerse fieles a la visión que tenía el fundador del escultismo. Esto implica situar la naturaleza siempre que sea posible como marco de las actividades scouts, porque se entiende que es el medio ideal para que los jóvenes ejerzan su libertad de una forma responsable. Además, significa mantener la visión del escultismo como la educación de los jóvenes para los jóvenes: los jefes tienen por regla general entre 18 y 25 años, lo que hace que las relaciones entre ellos y los scouts o lobatos sean muy fluidas y fáciles: los chicos perciben sus jefes como hermanos mayores. Se basan también en la educación diferenciada. Este modelo ofrece la máxima libertad a los chicos y las chicas para ser ellos mismos en cada momento de las actividades. Permite trabajar muy cerca de sus gustos, intereses, y poner mucha atención a su personalidad, que es diferente. Más importante aún, contribuye a que los chicos y chicas se den cuenta de su complementariedad. Lobatos y lobatas, scouts y guías, son lo mismo, funcionan igual, pero actúan por separado (lo que no quiere decir que no hagan también actividades conjuntas). Finalmente, el hecho de ser un movimiento europeo enriquece aún más la experiencia del escultismo católico. Compartir ideales y maneras de hacer con jóvenes de toda Europa ayuda a los scouts y a las guías a ser conscientes de la trascendencia de lo que hacen. La dimensión europea permite realizar numerosos intercambios y actividades con scouts y guías de otros países, que se dan con mucha intensidad en la etapa estrictamente scout (12 a 17 años). Nos felicitamos por esta implantación que va creciendo y ofrecemos todo en acción de gracias a Dios.

 

LA EUCARISTÍA DIARIA. Lo que mejor define la vida y calidad de una parroquia no está tanto en los momentos grandiosos cuanto en las cosas pequeñas del día a día. Quien más y quien menos se esmera en el triduo pascual, la misa del gallo, las primeras comuniones o el día que acude el obispo. Pero lo que da la medida de la liturgia parroquial suele estar más en esas simples misas de diario que son el indicativo de la vida interior de cada comunidad. Son esas celebraciones que no necesitan nada especial, y por eso mismo son las más serias y profundas -o deben serlo- de la semana. Una misa de domingo tiene el apoyo para bien del canto, de las moniciones, los acólitos o una mayor posibilidad de asistencia, incienso... Pero las misas de diario, en cambio, son la desnudez de la liturgia y la simpleza de lo grande. Nos pensamos que lo que hace falta es cantar mucho o cantar cada día y además con homilía cotidiana. Pero lo interesante no es eso sino captar lo más esencial: participar sin otros recursos que la fe, el rito desnudo, la devoción y el deseo de estar con el Señor. Es la celebración del ritual puro y duro, silencioso, una celebración serena, sin correr, con el cálido y vibrante centro de Cristo presente en el pan y en el vino. La misa de diario para ser lo que debe ser, el sacrificio de Cristo en la cruz renovado cada día, y ser un servicio a los fieles, necesita pocas cosas: una celebración sencilla, litúrgicamente intachable, sosegada, sobria, puntual tanto para comenzar como saber a qué hora salir, porque hay otros trabajos o la vida en casa y no puede estar todo pendiente de si el celebrante se alarga. Con un horario amplio de apertura del templo de forma que quien lo desee pueda aprovechar para hacer su oración antes de la misa y un periodo más breve después para la acción de gracias. Cuidemos nuestra misa diaria como un regalo inmerecido del Señor y una prueba de absoluta gratuidad hacia Él.

Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete